jueves, mayo 23

Una de cada cinco muestras de leche a nivel nacional presenta rastros genéticos de influenza aviar

Los reguladores federales descubrieron fragmentos del virus de la influenza aviar en aproximadamente el 20% de las muestras de leche minorista analizadas en un estudio representativo a nivel nacional, dijo la Administración de Alimentos y Medicamentos en una actualización en línea el jueves.

Las muestras de partes del país que se sabe que tienen granjas lecheras infectadas con el virus tenían más probabilidades de dar positivo, dijo la agencia. Los reguladores han dicho que no hay evidencia de que esta leche represente un peligro para los consumidores o de que haya virus vivos en la leche en los estantes de las tiendas, una evaluación con la que los expertos en salud pública están de acuerdo.

Pero encontrar rastros del virus en un porcentaje tan alto de muestras de todo el país es la señal más fuerte hasta ahora de que el brote de gripe aviar en vacas lecheras es mayor que el recuento oficial de 33 rebaños infectados en ocho estados.

«Eso sugiere que hay mucho de este virus por ahí», dijo Richard Webby, virólogo y experto en gripe del St. Jude Children’s Research Hospital.

El Dr. Webby dijo que cree que todavía es posible erradicar el virus, conocido como H5N1, de las granjas lecheras del país. Pero será difícil diseñar medidas de control efectivas sin conocer la magnitud de la epidemia, afirmó.

Los hallazgos también plantean preguntas sobre cómo el virus logró escapar a la detección y dónde más podría estar propagándose silenciosamente. Algunos científicos han criticado la estrategia federal de pruebas por considerarla demasiado limitada para revelar el verdadero alcance de la propagación viral.

Hasta el miércoles, cuando el Departamento de Agricultura anunció pruebas obligatorias a las vacas lecheras que cruzaban las fronteras estatales, las pruebas a las vacas eran voluntarias y se centraban principalmente en vacas con síntomas obvios.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, hasta el miércoles solo se habían realizado pruebas del virus a 23 personas, mientras que 44 personas habían sido monitoreadas después de la exposición al virus.

Un brote generalizado entre las vacas plantearía un mayor riesgo para los trabajadores agrícolas, la industria láctea y la salud pública en general. La propagación sostenida entre las vacas daría al virus más oportunidades de adquirir mutaciones que lo hagan más transmisible entre los humanos.

La FDA no proporcionó detalles el jueves sobre la cantidad o el origen de las muestras.

“No sólo hay que ir a lugares donde se sabía que había actividad y vacas, sino que se quiere ir a lugares donde al menos no ha habido ningún informe” sobre la gripe aviar, dijo el Dr. Webby.

Los expertos creen que el proceso de pasteurización, durante el cual la leche se calienta brevemente, debería inactivar el virus de la influenza aviar, conocido como H5N1.

«Y cuando se destruye el virus, se libera material genético», dijo Samuel Alcaine, microbiólogo y científico alimentario de la Universidad de Cornell. Los fragmentos genéticos que quedan no son capaces de provocar infecciones.

«No es sorprendente» encontrarlos en la leche, añadió. «Eso no significa que la leche no sea segura».

Los funcionarios federales todavía están realizando las largas pruebas necesarias para determinar si queda algún virus viable en la leche después de la pasteurización. Los científicos han dicho que esta perspectiva es muy improbable.

La Dra. Jeanne Marrazzo, directora del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, dijo en una conferencia de prensa el miércoles que investigadores patrocinados por el gobierno federal habían analizado la leche minorista en busca de virus vivos, pero no habían encontrado ninguno, una señal de que la pasteurización había matado al virus. antes de que la leche llegara a los lineales de los supermercados.

El Dr. Marrazzo advirtió que aunque los resultados constituían una muestra pequeña, eran «buenas noticias».

«Para comprender verdaderamente el alcance de este fenómeno, debemos esperar los esfuerzos de la FDA», afirmó.

Encontrar rastros del virus en el 20% de las muestras de leche comercial no significa que el 20% de los rebaños lecheros del país estén infectados, advierten los expertos. «Es demasiado pronto para intentar hacer ese tipo de cálculo en el reverso de la servilleta», dijo el Dr. Alcaine.

Generalmente se agrupa la leche de diferentes granjas. Si el virus se detecta en muchas muestras de leche tomadas de una piscina, podría significar que muchas vacas están infectadas o que menos vacas infectadas están eliminando grandes cantidades del virus, dijo el Dr. Alcaine.

Incluso en este último caso, sin embargo, una tasa de positividad del 20% sugeriría que hay mucho más de 33 rebaños infectados, señaló.

En la conferencia de prensa del miércoles, el Dr. Donald A. Prater, director interino del Centro de Seguridad Alimentaria y Nutrición Aplicada de la FDA, destacó la novedad del esfuerzo de investigación. Nunca se han completado estudios sobre los efectos de la pasteurización sobre el virus de la influenza aviar en la leche, afirmó.

Los reguladores están examinando la leche en varios puntos de la cadena de suministro comercial, añadió, incluida la leche en los estantes de los supermercados, además de estudiar las posibles diferencias entre los productos lácteos, como entre la leche entera y la nata, dijo el Dr. Prater.