jueves, mayo 23

Suiza condenada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, por primera vez en un Estado

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) nunca se ha pronunciado sobre la responsabilidad de los Estados en términos de acción contra el cambio climático. El martes 9 de abril, el TEDH dictó sentencia condenando a Suiza por violación del derecho convenio europeo de derechos humanostras una petición de 2.500 mujeres que denunciaron “fracasos de las autoridades suizas para mitigar los efectos del cambio climático” que, según ellos, tienen consecuencias negativas para sus condiciones de vida y su salud.

El TEDH tuvo que decir si los Estados objetivo habían violado la convención, en particular la «derecho a la vida» (artículo 2) y el “derecho al respeto de la vida privada y familiar” (artículo 8), al no luchar suficientemente contra el calentamiento global, mientras que en marzo se registró un nuevo pico de calor global.

Por mayoría de votos a uno, el TEDH estableció, para el caso suizo, que había habido una violación del derecho al respeto de la vida privada y familiar de la convención y, por unanimidad, una violación del artículo 6 (“derecho a un juicio justo”). El TEDH afirma así que el artículo 8 consagra el derecho a una protección efectiva, por parte de las autoridades estatales, contra los graves efectos nocivos del cambio climático sobre la vida, la salud, el bienestar y la calidad de vida.

Por tanto, el tribunal consideró que la asociación estaba autorizada a emprender acciones legales en nombre de personas que pudieran alegar que sus condiciones de vida y su salud estaban amenazadas por el cambio climático. Pero para las cuatro solicitudes individuales, el TEDH dictaminó que no cumplían los criterios relacionados con el estatus de víctimas y, por lo tanto, declaró sus solicitudes inadmisibles.

Otras dos solicitudes, incluida la dirigida a Francia, rechazadas

La solicitud presentada por Damien Carême, ex alcalde de Grande-Synthe y actual eurodiputado, fue rechazada. Atacó al “deficiencias” del Estado francés, considerando en particular que suponen un riesgo de inmersión para la ciudad, situada en la costa del Mar del Norte. Carême no fue reconocido como víctima, afirmó la presidenta del TEDH, Siofra O’Leary.

En 2019, ya había apelado, en su propio nombre y como alcalde, al Consejo de Estado por su inacción climática. El máximo tribunal administrativo falló a favor del municipio, pero rechazó su solicitud individual, lo que le llevó a remitir el asunto al TEDH. “Ver mi ciudad sumergida en treinta años es insoportable”justificó el señor Carême, lo que llevó a querer “acabar con el letargo” Y “La negativa del Estado a actuar”.

Mismo resultado para el tercer caso apoyado por un colectivo de seis portugueses de entre 12 y 24 años, movilizados tras los terribles incendios que asolaron su país en 2017. Su petición iba dirigida contra su país y contra los demás Estados de la Unión Europea, así como contra Noruega, Suiza, Turquía, el Reino Unido y Rusia: treinta y dos países en total. Dado que las solicitudes no han agotado los recursos legales disponibles en Portugal, no cumplen las condiciones de admisibilidad, explicó el Sr.A mí O’Leary, al adoptar esta decisión en Estrasburgo.

El mundo con AFP

Reutilizar este contenido