sábado, diciembre 2

Suecia golpea desde las esquinas | Mundial fútbol femenino 2023

Ilestedt cabecea un córner para batir a Italia.AMANDA PEROBELLI (REUTERS)

Como si de un partido de la Premier se tratase, donde los aficionados celebran con devoción los saques de banda pero sobre todo los de esquina, quizá por eso de la cultura rugbística donde morder metros es arrimarse a la meta, cualquier córner de Suecia en este Mundial se traduce en alborozo, también en verdadero peligro. Más que nada porque la selección de Peter Gerhardsson ha firmado cuatro tantos en esta suerte de lanzamientos, máxima exponencial en el registro porque le sigue, ya con la mitad, Australia, y después, con uno, Dinamarca, Holanda, Alemania, Irlanda, Estados Unidos, Nigeria, Francia, Sudáfrica, Colombia y Zambia. Un filón que bien podría hacerle falta en su comprometido encuentro de octavos de final ante Estados Unidos, que pasó como segunda de grupo por detrás de la efervescente Países Bajos.

Asentada en Melbourne (Australia), la selección sueca suele dejar media hora abierta al público sus entrenamientos para después cerrar las puertas. Es ahí cuando Gerharsson intensifica las correcciones al tiempo que plantea ejercicios que sean lo más reales posible a las situaciones de partido que se puedan encontrar. Aunque tiene claro que su hoja de ruta pasa por un fútbol sin demasiados adornos, más bien vertical para nutrir de balones a sus atacantes, futbolistas planetarias como Fridolina Rolfö, Stina Blackstenius y Kosovare Asllani. Sucede, sin embargo, que el gol corre por cuenta de una defensa, de Amanda Ilestedt, que suma tres, solo por detrás de la Pichichi nipona Miyazawa, también empatada con Ary Borges (Brasil), Diani (Francia), Sophie Haug (Noruega), Lauren James (Inglaterra), Popp (Alemania) y Roord (Holanda). Tantos, los de la central Ilestedt —1,78 metros—, que llegan siempre con saques de esquina.

No hay mejor arma para Suecia que el córner, pues en 24 lanzamientos ha hecho cuatro dianas. O, lo que es lo mismo, uno de cada seis saques de esquina (16,7%) acaban en la red. Son cuatro tantos de los nueve que ha firmado el equipo en el Mundial (45%), guarismo que explica la fortaleza. Fórmula que por el momento descompone a cualquier rival, es esta: del pie de Jonna Anderson a la frente de Ilestedt. Sobre todo porque tres han llegado de esta manera, uno frente a Sudáfrica y dos contra Italia. La otra diana, también frente a la selección azurra, fue obra de la azulgrana Rolfö. “Con las jugadas a balón parado somos realmente buenas, tenemos grandes cabeceadoras”, concede Rolfö. Ninguna como Ilestedt, central que expresa su polivalencia en las áreas.

“Parece un poco irreal”, admite Ilestedt, nombrada la mejor jugadora de los dos primeros duelos, futbolista que ha pasado por Suecia, Alemania y en estos dos cursos por el PSG, ahora futbolista del Arsenal; “El remate de cabeza es uno de mis puntos fuertes y lo estamos trabajando mucho, pero no me esperaba tres goles”. Rolfö lo tiene claro: “Jonna pone la bola donde quiere e Ilestedt salta por encima del resto. Eso, aunque hemos demostrado que podemos hacer goles de muchas formas, nos hace más peligrosas”. Jonna recoge la palabra: “Claro que veo a todas las jugadoras en el área, pero sobre todo me fijo en ella porque sé que si la pongo en el sitio, será imposible para la portera y defensa rival”. El seleccionador Gerhardsson bromeó con la posibilidad de que Ilestedt se convierta en la máxima goleadora del Mundial, ahora con 11 tantos en 66 apariciones defendiendo la camiseta de Suecia.

Queda por ver si la receta también descose a Estados Unidos, equipo que ha vencido la mitad de las Copas del Mundo disputadas (cuatro de ocho), conjunto en el que brillan jugadoras como Alex Morgan, Lindsey Loran, Sophia Smith y Trinity Rodman, además de Megan Rapinoe. Nombres que imponen, fútbol de muchos quilates. Pero Suecia se remite a las esquinas.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites