domingo, mayo 26

Reseñas | No lo vea como una competencia entre Biden y Trump

Es oficial, tenemos revancha.

Esta semana, Joe Biden y Donald Trump consiguieron oficialmente los delegados necesarios para ganar la reelección en sus respectivas primarias. Esta será la primera contienda desde la carrera de 1892 entre Benjamin Harrison y Grover Cleveland en la que un ex retador, ahora titular, se enfrenta a un ex titular, ahora retador, para un segundo mandato en la Casa Blanca. Cleveland ganó su desafío, pero eso no nos dice nada sobre nuestra situación.

A decir verdad, existe un sentimiento generalizado en torno a estas elecciones de que no hay nada nuevo que discutir: que no hay nada nuevo que aprender sobre Biden y ciertamente nada nuevo que aprender sobre Trump.

Pero si bien es justo decir que ya sabemos mucho sobre ambos hombres –sus fortalezas y debilidades, sus perspectivas y opiniones, el carácter de sus administraciones y sus antecedentes durante sus mandatos– todavía hay mucho más que decir sobre cuál pretenden conformarse con cuatro años más en la Casa Blanca.

Tanto Trump como Biden tienen planes de largo alcance para el país, cualquiera de los cuales transformaría a Estados Unidos. Por supuesto, una de estas transformaciones sería para peor y la otra para mejor.

Empecemos por lo peor. Ya sabemos que los principales objetivos de Donald Trump para su segundo mandato son la democracia y el orden constitucional estadounidenses. Pour Trump, les fondements de la gouvernance américaine – séparation des pouvoirs, fonction publique indépendante et sélection populaire des élus – sont un obstacle direct à sa volonté de se protéger, de s’enrichir et d’étendre aussi loin que possible son pouvoir personnalisé sur el país. .

Mi colega Carlos Lozada ya ha analizado en profundidad el Proyecto 2025, el plan de la conservadora Heritage Foundation para un segundo mandato de Trump. La idea central de “Mandato para el liderazgo: la promesa conservadora” es una reforma autoritaria del poder ejecutivo, diseñada en torno a Trump. “Esto exige una politización implacable del gobierno federal, con nombramientos presidenciales aplastando a los funcionarios de carrera en todo momento y agencias y oficinas abolidas por razones abiertamente ideológicas”, escribe Lozada, quien también señala que la visión de la herencia “representa al presidente como la encarnación personal del gobierno federal. de la voluntad popular y trata la ley como un obstáculo para el gobierno conservador.

En la práctica, esto significaría, entre otras cosas, que Trump estaría facultado para utilizar el Departamento de Justicia para investigar a sus enemigos políticos, o utilizar el Servicio de Impuestos Internos para acosarlos mediante auditorías y otras formas de mayor escrutinio.

Pero un segundo mandato de Trump no se trataría sólo de abusos de poder, la erosión de los controles y equilibrios y la elevación de varios hackers y apparatchiks a posiciones de autoridad real. También sería un esfuerzo concertado para hacer del gobierno federal un vehículo para la distribución ascendente de la riqueza.

Trump y los republicanos del Congreso quieren extender los recortes de impuestos de 2017 a un costo de 3,3 billones de dólaresla gran mayoría de los cuales beneficiarían a las personas con mayores ingresos. Trump también espera reducir los impuestos corporativosreducir los ingresos del gobierno mediante 522 mil millones de dólares adicionales. Para pagar esto, es casi seguro que Trump y los republicanos atacarían la red de seguridad social, apuntando a Medicaid, los cupones de alimentos y otros programas dirigidos a los estadounidenses trabajadores y de bajos ingresos. Trump incluso dijo está abierto recortar Medicare y la Seguridad Social, una medida que podría ser necesaria si los republicanos logran despojar al gobierno federal de casi 4 billones de dólares en impuestos.

También deberíamos esperar que una segunda administración Trump reanude sus esfuerzos para derogar la Ley de Atención Médica Asequible y también intente desvincular el gasto climático de la Ley de Reducción de la Inflación tanto como sea posible.

Biden quiere algo muy diferente para el país. Su primer objetivo, para empezar, es preservar y defender el orden constitucional estadounidense. No derrocaría la democracia estadounidense para convertirse en un hombre fuerte como Viktor Orban, quien recientemente se reunió con Trump en Mar-a-Lago.

Lo que Biden intentaría hacer, si tenemos en cuenta su propuesta presupuestaria, es revitalizar el Estado de bienestar. Su propuesta, publicada el lunes, exige alrededor de 5 billones de dólares en nuevos impuestos a las empresas y a los ricos durante la próxima década. Financiaría, entre otras cosas: un plan para ampliar la solvencia fiscal de Medicare, un plan para restaurar el crédito fiscal ampliado por hijos aprobado como parte del Plan de Rescate Estadounidense al principio de su administración, un plan para garantizar una financiación temprana y de bajo costo. cuidado infantil para la mayoría de las familias y un plan para ampliar la cobertura del seguro médico bajo la Ley de Atención Médica Asequible. En resumen, Biden espera cumplir con las prioridades demócratas de larga data.

Hay un punto más importante que surge de este resumen breve de las prioridades de cada candidato. Los estadounidenses están acostumbrados a ver sus elecciones presidenciales como una batalla de personalidades, un marco que sólo se ve alentado por la naturaleza centrada en los candidatos del sistema político estadounidense, así como por la forma en que nuestros medios informan sobre las elecciones. Incluso la forma en que la mayoría de los estadounidenses ven la historia de su país, siempre tan intensamente centrada en quién ocupa la Casa Blanca en un momento dado, ayuda a reforzar la idea de que las elecciones presidenciales se tratan principalmente de personas y personalidades involucradas.

La personalidad ciertamente importa. Pero podría ser más útil, en términos de lo que realmente está en juego en una elección, pensar en la elección presidencial como una carrera entre coaliciones de estadounidenses en competencia. Diferentes grupos y diferentes comunidades, que quieren cosas muy diferentes –a veces incompatibles– para el país.

La coalición detrás de Joe Biden quiere lo que las coaliciones demócratas han querido desde al menos la presidencia de Franklin Roosevelt: ayuda gubernamental para los trabajadores, apoyo federal para la inclusión de los estadounidenses más marginados.

¿En cuanto a la coalición detrás de Trump? Más allá del deseo insaciable de reducir los impuestos a los intereses financieros de la nación, parece haber un deseo aún más profundo de una política de dominación. De alguna manera, Trump tiene menos que ver con política y más con vengarse de sus detractores. Sólo le interesan los mecanismos de gobierno en la medida en que son herramientas para castigar a sus enemigos.

Y si algo nos dice lo que Trump quiere es que el verdadero objetivo de la coalición Trump no es gobernar el país, sino gobernar a otros.