jueves, mayo 23

La Corte, la Constitución y la Ley

Discutiremos estos días la Suprema Corte de Justicia de la Nación, respecto de su integración, su rol y su criterio de recurso contra el DNU Nº 70/2023, al considerar que las plantas no configuran un “caso” que justifique su intervención. En circunstancias especiales, podrá asumir la naturaleza particular de su función tanto como tribunal judicial como como tomador de decisiones finales.

El examen debe centrarse a la luz de los deseos que, en el siglo pasado, iluminan estos temas con fundamentos que no pueden ser combatidos y pacíficamente, de ahí, en todas las facultades del derecho occidental: el pensamiento de Hans Kelsen.

Con la veteranía de Kelsen, y su famosa «Teoría Pura del Derecho», campeaba el ingenio y el criterio de interés según el cual los jueces -todos los jueceseran «esclavos de la ley», esta obra consiste en la actividad mecánica de la práctica del derecho. . Desde las palabras de la norma -ley o constitución- hasta personas que han llegado al dictado de sus sentencias tal como llegan a una conclusión en un silogismo: sin nada concreto ni nuevo en la sentencia dictada.

Esta concepción se formula a partir de la máxima de Cicerón que predice que, para ser libre, hay que ser “esclavo de la ley”. El criterio se repite con esplendor para el mundo jurídico con Montesquieu, quien asegura que el Poder Judicial tiene «poder cero», alegando que los jueces son sus únicos «…la palabra que pronuncia las palabras de la palabra, son inanimadas…”.

Si duda mucho prestigio ostentan estos autores, pero -a mi juicio-estaban equivocados.

Kelsen, con su lapidaria claridad, liquidó su concepción original: “La jurisprudencia o el acto de “decidir la ley” no tiene el carácter simplemente declarativo… que afirma ciertas teorías, de modo que los derechos de la ley quedan totalmente comprendidos en la norma general de la ley y del tribunal, no teniendo otra misión. que verificar tu existencia. La competencia, por otra parte, tiene un carácter estrictamente constitutivo. Es un verdadero actor creativo de la ley…” (Teoría Pura del Derecho, Cap. IX, 5, “c”).

Y el “crear” no es una cosa más que aparece en el escenario algo que antes no existía. Y es así como desde siempre en las decisiones judiciales de todos los tiempos, las cosas son aplaudidas y bien comprendidas cuando estamos contentos, y descalificadas cuando no estamos contentos, si tenemos la posibilidad, se han aplicado a criterios de investigación de un tribunal superior, para que también el descalcificador.

Esta facultad de que los jueces de “crear Derecho” medien sus decisiones no derivan de la norma de derecho positivo, son inherentes a la función judicial -u “ontológica”, como señala el maestro Cossio-, y por ello no pueden ser eliminadas ni limitadas. a la norma del derecho positivo.

El carácter creador de derecho que ejerce la función judicial tiene una dimensión especial cuando el Tribunal que dicta su decisión es de “última instancia” como la Corte Suprema de nuestro país, porque las decisiones no pueden ser revocadas o anuladas por otro tribunal. .

En estos casos, sorprende que las decisiones tomadas por la Corte Suprema se incorporen al ordenamiento jurídico con la misma cosa validada -otra «fuerza de convicción»- cuyos resultados son plausibles. Habrá decisiones que promuevan incluso el “entendimiento societario” -quinta esencia de la Justicia (Cossio)- y otras el agravio, pero otras clases integran el Ordenamiento Jurídico positivo, pensemos o no.

De ello se desprende que el orden real y válido se configura por una “pirámide jurídica” en las normas que se crean en medio del procedimiento, con el contenido y por el cuerpo previstos en normas superiores, o “de cualquier otra forma” si es su creación. o confirmado por el máximo tribunal del sistema.

De esta manera, nos encontramos con el fenómeno inevitable de que los tribunales supremos de todos los países del mundo son también como el «Rey Midas», que todo lo que toca se convierte en oro, pues todas sus decisiones son decisiones jurídicamente válidas, porque esto no puede ser anulado. o revocada por otro tribunal, y porque por ello, la calidad académica y moral de nuestros participantes es una dimensión más relevante a la hora de decidir quiénes pueden integrarlos y quiénes no.

La cualidad que exige que estos candidatos ejerzan el respeto de la sociedad en general y de los sectores en particular que hacen del derecho el escenario de su realización profesional, y no de otra profesión.

Es equívoco y traiciona a los juristas «prekelsenianos» cuando el tribunal cometió un error en materia de apelación al considerar que no es posible configurar «un caso» que podría ser algo que usted sepa: en realidad, ella es la última autoridad para definir el tema. en uno u otro sentido. Y este es también el caso en todos los sistemas legales del mundo.

Saber que este bastaría entender que poco antes de Kelsen, había enviado a Charles E. Hughes, quien legisló el «presidente del Tribunal Supremo» (presidente) de la Corte de los EE.UU. quien, con realismo caído, había declarado: «Bajamos el imperio de a Constitución, pero la Constitución dice lo que los jueces dicen que la Constitución dice”.

Julio Raffo es abogado. Profesor de filosofía del derecho.