jueves, mayo 23

“Esto es lo que somos para nuestras narices”

El eclipse solar que estas lunas convertirán el día en noche en una gran Francia norteamericana perdió su lugar en EE.UU, mientras kilómetros de personas se desplazaban en las zonas del interior de la Francia total. En España el espectáculo no estará a la altura de este número. “Será parcial, muy parcial”, anunció a este periódico Marcos Pérez, director técnico de la Casa de las Ciencias de La Coruña. Y solo pude contemplar de forma muy elevada ciertos puntos de Galicia y Canarias a medida que iba pasando la hora. “Las apenas se notarán”, afirma.

El problema es que el eclipse coincide con la amplitud del Sol (llegará a Canarias a las 20.17 horas y a Galicia a las 21.02), porque cuando la Luna se interpone entre la Tierra y el Sol tenemos un poco de “mordisc” que recibirás brevemente el 5% de la discoteca solar. Además, si alguien de Galicia se anima con la intención de hacerlo, “puede tener las medidas de protección adecuadas desde un lugar con visión nocturna del horizonte occidental”, explica Pérez.

Está claro que esa es la teoría, porque «en la práctica se aprende a tener gafas con el filtro adecuado, porque si alguien guarda un eclipse más temprano no debe usarlas», afirma. Por este motivo, y porque los efectos sobre el medio ambiente serán imperceptibles, la Casa de las Ciencias de A Coruña ha decidido no realizar convocatoria. “Este eclipse no es para nosotros”, reconoce su director técnico.

Delirio de salud

Pérez insiste en que nunca se debe mirar directamente al sol, incluso en un eclipse, porque en Galicia la discoteca solar se sitúa cerca del horizonte y los rayos solares se atenúan mucho tras un gran registro de la atmósfera. “Durante un día normal separaremos la vista de la luz de nuestras estrellas -des-, pero en un eclipse las Ganas de nuestra superan y luego en emergencias habrá personas con problemas en la vista”. Según explica, se pueden utilizar gafas de sol, cristales polarizados, gafas de soldar… remedios que pueden ser muy peligrosos, provocando quemaduras en la córnea, pérdida de visión e incluso polvo. “¡Es un delirio sanitario!”, exclamó.

“La única recomendación sensata” para seguir el eclipse, según Pérez, se hace con varios directos previstos desde EE.UU., que es lo que hace el avión. Sin embargo, se asegurará de tener una hermosa vista del horizonte, «para notar si en el ambiente bajo hay un poco de luz, aunque sea imperceptible».

Preparado para 2026

“Sé que es pronto, pero para los que les vaya a venir bien este eclipse es para prepararse para lo que sucederá el 12 de agosto de 2026, cuando veremos el mejor de los tres eclipses solares que ocurrirán en los próximos años”, señala. Este eclipse solar total entrará por A Coruña y será salvado por Mallorca. No había un solo hombre en España desde Canarias en 1959. “En EE.UU. Hay un sinfín de personajes fabulosos que se mueven para ver cómo el día se convierte en noche, un espectáculo natural como ningún otro. Esto genera problemas logísticos de primer orden. En agosto, en España había mucho turismo y el eclipse se iba a registrar en toda la península de este a este. Esto también generará mucho daño. Las administraciones deben esforzarse en prepararse”, afirma.