jueves, mayo 23

En la cena de estado de Japón, Jill Biden recurre a Oscar de la Renta

Había flores de cerezo. Había mariposas de seda y cristal. Hubo brindis. Hubo una entrada inspirada en un rollo californiano y una actuación de Paul Simon. Pero antes de eso, estaba la sesión de fotos y la moda.

El miércoles por la noche, mientras los Biden recibían al primer ministro japonés, Fumio Kishida, y a su esposa, Yuko Kishida, en la quinta cena de estado de la administración Biden, Jill Biden, vestida con un vestido de noche de Oscar de la Renta, estuvo junto a su marido para saludar a sus invitados de honor en el Pórtico Norte.

Diseñado por Fernando García y Laura Kim, el vestido fluía en un desvanecimiento acuoso desde el azul zafiro hasta el plateado claro y estaba cubierto con cuentas geométricas florales bordadas a mano.

¿Por qué fue esto importante? No era tan simbólicamente obvio como el vestido con estampado de flores de cerezo usado por Naomi Biden o el pesado caftán de seda de Hillary Clinton, pero al optar por De la Renta, la primera dama no solo estaba apoyando a una empresa estadounidense que representa el mito de la crisol. país. Estaba vinculado a una relación de larga data: Oscar de la Renta ha vestido a casi todas las primeras damas desde Jackie Kennedy; El Dr. Biden usó la etiqueta por primera vez en su cena de estado inaugural en 2022.

En una velada destinada a resaltar otra relación poderosa, la que existe entre Estados Unidos y Japón, y reafirmar la fuerza de este compromiso mutuo a través del espectáculo político, la etiqueta fue una elección acertada.

Y sugiere que la Dra. Biden, que no siempre ha parecido interesada en el juego de la diplomacia de la moda, se está preparando con todos los medios a su disposición para ayudar a amplificar el mensaje de su marido, no sólo como presidente sino como candidato presidencial demócrata que se enfrenta a él. . contra un oponente que se deleita con la naturaleza de la política en los reality shows, incluso con disfraces.

Las elecciones se desarrollarán en parte en imágenes, y las imágenes ya están empezando a contar una historia, al menos en lo que respecta a las mujeres involucradas.

De hecho, el retrato de la cena de estado resultó en una imagen impactante, apenas cuatro días después de que otra foto fuera noticia. En esta foto, Melania Trump está junto a su esposo afuera de la casa del multimillonario John Paulson en Palm Beach, justo antes de una recaudación de fondos republicana el 6 de abril.

Mientras que Trump vestía su característico traje azul y corbata, la señora Trump vestía un mono rosa de Valentino cubierto con un estampado de flores exóticas, no del todo púrpura real, pero sí el equivalente de Palm Beach. Aunque había estado en gran medida ausente de la campaña antes de esa noche, así como de las numerosas apariciones de Trump en la corte, el vestido no era el de una alhelí sino el de alguien que se prepara para ocupar el centro del escenario.

«El Dr. Biden y la señora Trump son dos actores secundarios en un programa de televisión que se transmitirá desde ahora hasta noviembre», dijo Michael LaRosa de Ballard Partners, una firma de cabildeo bipartidista que ha trabajado con los Trump y el Dr. Biden. “Tienen roles protagónicos, pero aportan a la audiencia estilos, enfoques y marcas muy diferentes. »

Juntas, las dos fotos sirvieron como una especie de vista previa, o un levantamiento de telón, de lo que está por venir a medida que el Dr. Biden y la señora Trump asuman papeles cada vez más públicos en las campañas de sus maridos y cada detalle, incluida la ropa que visten, importa. Las vibraciones pueden ser caballos de batalla o caballos de exhibición, pero ambas son igualmente efectivas.

Después de todo, como ha señalado Katherine Jellison, profesora de historia estadounidense en la Universidad de Ohio, la ropa sirve como un punto de acceso de los personajes al mundo que tenemos delante, familiar o emocionante, accesible o aspiracional.

No es coincidencia, por ejemplo, que el primer día de la visita de Estado a Japón, el Dr. Biden saludara al Sr. y la Sra. Kishida con un vestido negro de Armani con escote en forma de cerradura que ella había usado varias veces antes. Volver a usar ropa ha sido una de las medidas distintivas de la Dra. Biden, parte de la conversación sobre sostenibilidad que hace un guiño a las políticas climáticas de su marido (sin mencionar las realidades económicas del país). Lo ha hecho consistentemente durante toda la administración. Hacerlo de nuevo en un momento así de demostración ritual era redoblar los esfuerzos.

Tampoco es casualidad que, durante el último mes, la señora Trump haya vuelto a ser el centro de atención, apareciendo en momentos estratégicos en las marcas de lujo que simbolizan el éxito financiero que su marido ha aprovechado de su atractivo comercial, como para encogerse de hombros. hombros ante las sanciones civiles que se le han impuesto. Como la vemos tan raramente, cada vez que aparece tiene un impacto. Y si bien esto ha sido ampliamente interpretado como una renuencia a participar, también es posible que fuera una táctica calculada.

El 9 de marzo, por ejemplo, vestida con un traje pantalón blanco de buen corte y una camisa negra con lazo, se unió a Trump en una ceremonia. cena en honor de Viktor Orban en Mar-a-Lago. (Se interpretó a Pretty Woman cuando ella entró). El 19 de marzo, fue con Trump a votar en las primarias de Florida vestida con un traje blanco. vestido camisero Alexander McQueen serigrafiado con orquídeas, zapatos de tacón Christian Louboutin y un bolso Chanel. Y el 30 de marzo, apareció con su marido con un vestido negro con volantes de la diseñadora danesa Cecilie Bahnsen para celebrar el 40 aniversario de su abogada, Alina Habba.

No hay duda de que para el Dr. Biden y la señora Trump, esto es sólo el comienzo. El 20 de abril, la Sra. Trump será la invitada destacada en una recaudación de fondos Republican Log Cabin en (natch) Mar-a-Lago. Unas semanas más tarde, el 1 de mayo, la Casa Blanca lo hará, dijo el Dr. Biden: “mañanas de CBS,» Organice otra cena estatal, esta vez para educadores, como parte de las celebraciones del “Maestro del año”.

Es posible que ambos eventos se lleven a cabo a puerta cerrada, pero el drama de época estará ahí para que todos lo vean.